Nuestros sitios
Compartir

Le arrebatan la vida a querido cantante de regional mexicano

Por: Estefani Escobar 30 Abr 2022

Le arrebatan la vida a querido cantante de regional mexicano
EL CANTANTE PERDIó LA VIDA A MANOS DE UN GRUPO ARMADO.

Le quitaron la vida a un cantante de regional mexicano que ya había recibido otro ataque unos días antes.

El regional mexicano se viste de luto, luego de que un querido cantante falleció cuando un grupo de hombres armados le arrebataron la vida.

Ismael Fernando Aceves Castillo tenía apenas 27 años de edad y pertenecía a la agrupación, La Dinastía Aceves, de Caborca, Sonora.

Eduin Caz hace llorar a Alfredo Olivas en pleno palenque

Isamel Fernando Aceves Castillo

Isamel Fernando Aceves Castillo

¿Qué le pasó al cantante de La Dinastía Aceves?

Este video te puede interesar

La Fiscalía de Sonora informó que Ismael Fernando Aceves Castillo, cantante de regional mexicano, estaba abordo de su camioneta, cuando los agresores le dispararon con armas cortas. En ese momento el intérprete perdió la vida.

Del mismo modo, los medios locales compartieron que tan sólo unos días antes, él había sufrido una agresión en su domicilio. En ese momento nadie de su familia, ni él salieron lesionados, sólo hubo daños materiales.

Familia de Ismael Fernando Aceves pide justicia

Sus familiares hicieron un atento llamado a las autoridades para que pongan cartas en el asunto y trabajen en combatir a la delincuencia organizada. Ya que su hijo no le hacía daño a nadie y se dedicaba sólo a la música.

Fernando Aceves, como se hacía llamar en las redes sociales, formaba parte del grupo La Dinastía Aceves. En cuanto sus compañeros supieron la noticia se mostraron consternados.

Sus restos fueron velados en su casa entre flores, velas y sus seres queridos. Nuestro más sentido pésame.

Descarga GRATIS nuestro especial del mes
Descargable
Descarga AQUÍ el especial Grupo Duelo va a empoderar a las mujeres con su música. ¡Descárgalo GRATIS!
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?
TE RECOMENDAMOS
Enlaces patrocinados por Taboola