Nuestros sitios
Compartir
PUBLICIDAD

Amor del bueno: El amor verdadero se siente ligero, sin ningún peligro.

Por: Montserrat Rivera Sena 30 Jun 2021

Conoce algunos tips para cultivar tu amor propio sin implorar amor


Amor del bueno: El amor verdadero se siente ligero, sin ningún peligro.
PUBLICIDAD

El amor verdadero no lastima, no duele, no cansa, no hace sufrir. Se siente ligero, acogedor, como un colchoncito en el que te puedes recargar sin ningún peligro.

Por Montserrat Rivera Sena

Este video te puede interesar

¿Alguna vez te has dado cuenta de que cuando naciste no tenías que esforzarte para que alguien te amara?

PUBLICIDAD

Te daban amor, cuidados y atención, solo porque estabas ahí, solo porque existías. Si no hubiera sido así, no estarías leyendo esto.

Luego el tiempo pasó y  esas mismas personas u otras, te enseñaron a recibir de a poquito el amor, a condicionarlo, a darte premios y castigos según tu comportamiento. Quizá te rechazaron o se alejaron de ti si tu conducta no era “la adecuada” e incluso te juzgaron y te etiquetaron por no cumplir con lo esperado.

Así nos ha pasado a muchas personas. Fue entonces cuando aprendimos que solo podemos aspirar a recibir amor si lo merecemos, si cumplimos con las expectativas y si “nos portamos bien”.

Cuando llegamos a las relaciones de pareja, ya traemos buen adiestramiento en el tema, así que nos esforzamos lo que sea necesario por agradar, por encajar, por atraer la atención de la otra persona, porque nos mire, por mantenerla cerca, porque no nos cambie por alguien más, por tenerla contenta, por hacerla feliz.

Amor del bueno: El amor verdadero se siente ligero, sin ningún peligro. 0

Además, creemos que para conservar a la persona amada, “debemos” mantener la delgadez, la belleza física de acuerdo a lo que esté de moda, vestirnos con cierto tipo de ropa, sonreír y ser agradable pase lo que pase, ser prudente y de preferencia no mostrar el enojo, tener alguna actividad digna de reconocimiento y admiración; ser buen proveedor o una gran cocinera, etc., etc., etc.

¿No te parece agotador? ¿Será que alguien podría amarnos porque existimos? así como cuando éramos bebes, sin necesidad de esforzarnos y sin vivir eternamente en el agotamiento de implorar amor.

Seguramente habrá otras y otros que nos puedan amar de esa manera. Quizá ya están a nuestro lado o tal vez aun no les encontramos, pero podemos empezar por ser la primera persona que hace eso consigo misma.

El amor que nos otorgamos solo porque existimos es el amor propio, incondicional, ese que nos damos porque nos vemos como seres que sienten y tienen historias todos los días.

El amor propio se desarrolla y se cultiva

  • Trátate como tratarías a tu mejor amigo o amiga.

 

  • Procúrate como procurarías a quien más amas.

 

  • Entrégate ternura cuando la vida se pone difícil.

 

  • Deja de juzgarte, recriminarte y ofenderte cuando algo no sale como lo esperabas.

 

  • Háblate bonito en todo momento.

 

  • Observa y atiende tus malestares físicos y emocionales.

 

  • En los momentos de sufrimiento o desconsuelo, abrázate y consiéntete.

 

  • Reconoce, aplaude y valora TODO lo que haces cada día.

 

  • Festeja todos tus logros y tus días importantes.

 

  • Agradece cada uno de tus momentos y disfrútalos, aun cuando no sean los que querías.

 

  • Perdónate por todo lo que hiciste y por lo que no hiciste.

 

  • Consiéntete y ve a comprarte ese helado, ese pantalón o la bicicleta que tanto has querido.

 

Siempre una terapia amorosa podrá apoyarte para cultivar el amor propio.

 

 Bienvenida la vida, bienvenida la libertad. Feliz nuevo comienzo.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Descarga GRATIS nuestro especial del mes
Descargable
Descarga AQUÍ el especial BFGoodrich, cuando la pasión se encuentra con el desempeño.. ¡Descárgalo GRATIS!
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?
TE RECOMENDAMOS
Enlaces patrocinados por Taboola